CORREGIR ES GOBERNAR

Una asesoría o quejas desinformadas y desdeñosas, resentidas, acaso venidas de particulares experiencias que provocan más calentura que raciocinio, puede llevar sin duda a disposiciones equivocas que deben analizarse a la luz de la razón y la ley, y morigerarse en cuanto sea posible.
Hablamos en esta nota de lo ocurrido con las matrículas y pensiones de los colegios de la Sierra, que pasando por un proceso fueron legal y legítimamente tramitadas y que merecieron más tarde el desconocimiento gubernamental.
Nos sorprende que en la serenidad y ecuanimidad mostrada por nuestros mandatarios, se haya filtrado este resquicio de coraje e ira, acaso aupado por cercana voces; por ello creemos que sería bueno dialogar, informarse y resolver en derecho lo justo. Jamás abogaríamos por quienes hubiesen violentado la norma o hubiesen ido por sobre ella, pero nos preocupan los más, los que cumpliendo con los engorrosos pasos y siendo legalmente autorizados, recibieron acuerdos de aprobación que hoy quedaron en el aire y en conflictos.
Acaso como solución, dado que la mayoría del estudiantado incluso ya estaba matriculado, podría facilitar el proceso, resolver que aquellos establecimientos que hubiesen recibido aprobación entre 1 y 5% de incremento, sigan adelante según los acuerdos ministeriales que tienen en sus manos. Los casos de 8 y 10%, que se revisen, a fin de ver si se ajustan a la norma de no mantener excedentes en caja ni utilidades, de estar amparados en inversiones fuertes a realizarse, ya sea en infraestructura o adquisiciones y el compromiso de congelación de la pensión por dos años que ese rango dispone. Otra solución alternativa sería desarrollar una verdadera política para el sector.
Si se abusó, que se sancione a la institución y al funcionario a cargo de la aprobación, pero no se perjudique a la mayoría en la que están establecimientos que aunque nos parezca mentira, ese 10% equivale a $0.50 u 0.80ctvs., a $1.20 o $2.oo dólares, pues hay instituciones que atienden a nuestras clases menos favorecidas y que mantienen pensiones entre $2.00 y $ 25.00dólares.

Dr. Abelardo García Calderón

Contenido Relacionado:

Sin Comentarios

Publicar un Comentario