Maquiavélicas Intenciones

Sabemos que es difícil para el lector común creer que pudiese existir una maquinaria dentro del ministerio que agreda o persiga a la educación particular, pero créannos, no es sesgo profesional ni simple deseo de queja, sino una realidad que tiene raíces ideológico – políticas, que desde siempre están enquistadas en las más altas esferas de decisión, ya sea para entorpecer, lentificar o gestar y provocar decisiones de los ministros.

No basta ahora intentar divorciar a la comunidad ecuatoriana de la educación privada, es necesario también llevar la polémica y confrontación a los establecimientos y para ello la perla ingeniosa, la idea maquiavélica, ha surgido en el borrador del nuevo Reglamento de Costos: los padres de familia deberán activar y fijar el cuánto deben pagar como pensión mensualpor la educación de sus hijos; como si los ecuatorianos le dijésemos al Estado cuánto queremos pagar por el combustible o a cualquier otro profesional, cuánto deseamos pagar por consulta o atención.

Confrontar familias y establecimientos no será nada difícil con una disposición de esa naturaleza, pues obviamente los padres se opondrían a cualquier posibilidad de alza y los establecimientos perderían la oportunidad de mejorar renovando equipos, generando cambios, remodelando o construyendo.

Se dirá que hay padres conscientes de la labor institucional, y en efecto los hay, pero penosamente no son la mayoría que gesta opinión y en ocasiones los menos por temperamento, capacidad de expresión e intereses, terminan imponiendo sus criterios.

Que la señora ministra detenga por favor ese contrasentido, pues mal puede un interesado ser juez y parte de cuánto debe cancelar por servicios recibidos dentro de los procesos de fijación de costos que ya resultan complejos y desgastantes.

Busquemos medidas transparentes en las que cada institución se obligue a informar mucho antes de la culminación del año lectivo, los costos de pensión del periodo siguiente para que no hayan sorpresas, para que no hayan abusos, para que cada quien tenga la oportunidad de tomar las decisiones pertinentes.

 

Dr. Abelardo García Calderón

Contenido Relacionado:

Sin Comentarios

Publicar un Comentario