Un viejo amigo me comentaba hace poco cómo al haber invitado a sus nietos a tomar un helado estos le sorprendieron, pues antes de disfrutar de los ricos y diferentes sabores de la golosina preferían correr y saltar alrededor de la mesa sintiéndose liberados. Escuchando a...

Abrir chat