Lo curioso, estimados lectores, resulta ser que en nuestro país la irresponsabilidad no es privilegio de niños y adolescentes o del pueblo llano; en ocasiones asciende a las altas esferas, pues ya sea por vanagloria, por conveniencia o por temor, muchos políticos, mandatarios o representantes...

Abrir chat