En ese plan de pecados imperdonables de los que hablábamos en una nota anterior, también está el ejercer la cátedra sin dignificarla, el no sentir honor por lo que se ejerce y realiza, el no tener orgullo de ser profesor. Decimos esto porque hace algunos...

Abrir chat