Cuando todo enseñaba

En ocasiones al observar a las nuevas generaciones de niños y adolescentes, no podemos dejar de pensar cómo ellos pueden ser capaces de dar tanto con tan poco ejemplo, con tan poca enseñanza cultural desde sus inmediatos entornos. Y es que hubo un tiempo en el que generaciones crecimos con la suerte de observar a nuestro alrededor, tanto dentro como fuera del país, a verdaderos líderes, gentes que invitaban a ser admiradas y seguidas; o que tuvimos la oportunidad de aprender y culturizarnos a partir del diálogo, la imitación, los medios de comunicación, etc.

No somos de los que creemos que cualquier tiempo pasado fue mejor, de hecho, estos jovencitos de hoy tienen la oportunidad de aprender de mejor y distinta manera, pero nos queda claro que en ocasiones, por ejemplo, las enseñanzas de la gramática que para algunos suelen ser áridas y aburridas, se complementaba espectacularmente con solo prender la radio.

Cómo poder olvidar la calidad del lenguaje, la buena concordancia y construcción de la frase que tenía un Ralph del Campo  o un Antonio Hanna, Alfonso Chiriboga, Alberto Carbo, Concha Pascual, Blanca Salazar, Delia Garcés, Alisba Rodríguez, para citar tan solo unos cuantos nombres de la locución  y los tantos elencos de las famosas radionovelas de entonces, tanto locales como internacionales, infantiles y familiares que se ofrecían.

El buen decir, la buena dicción, son reemplazados ahora en ocasiones hasta por improperios y diatribas; la mala palabra se ha tomado la escena, lo burdo se promueve como natural y cercano y a veces, a fuer de castizo o de hablar como el pueblo, nos olvidamos que cada uno de nosotros somos agentes de cultura y que ningún “rating” o que ninguna complacencia debe orillarnos a las faltas idiomáticas o los vicios de construcción.

Si con la gramática ocurría aquello, qué decir de la letra poesía, de lo que se cantaba o bailaba por aquellas juventudes. Debemos intentar no volver a un pasado sino construir una nueva sociedad culta, en la que cada quien seamos formadores, modelos y ejemplos como cuando todo alrededor de la persona humana enseñaba.

 

Dr. Abelardo García Calderón

Sin Comentarios

Publicar un Comentario