No será fácil

Ahora, cuando nos encontramos en los albores del nuevo año lectivo, queremos reflexionar con nuestros colegas profesores para estar alertas y no caer en la trampa de suponer que la normalidad absoluta vuelve, que los problemas concluyeron y que ya todo será fácil.

No queremos asustar a nadie ni pensar que nos enfrentamos a imposibles, pero por ello, es importante estar atentos para saber lo que nos espera. En este nuevo año escolar tendremos en el aula al menos tres grupos bien diferenciado de alumnos: aquellos que se sintonizaron bien con el modelo de teleeducación, que tuvieron conectividad, voluntad y sí aprendieron; aquellos otros cuyos padres los retiraron de sus instituciones educativas y los pusieron a recibir educación genérica, a distancia, cumplidora de los mínimos y alejada de la misión y visión de cada proyecto institucional; y por último, y no son pocos, aquellos que por distintas causas no pudieron aprender y se encuentran muy atrasados y con muchos vacíos.

Como nunca, debemos recordar que la educación está dirigida a la persona, al individuo particular que es uno, único e incomparable, por tanto, las complicaciones áulicas continúan ahora no solo por la metodología sino por la indagación previa que habrá que realizar del nivel cognitivo y de aprendizaje en el que se encuentre cada uno de los miembros del grupo.

Trabajar de manera generalizada, genérica, suponiendo que todos comprenden y se motivan por igual, no será lo más aconsejable. Hay que diseñar un modelo personalizado, particularizado, para darle a cada quien lo que requiere y poder partir desde el punto que sea necesario para enganchar con la ciencia, habilidades y destrezas que ya posee y conserva.

Como se ve, la tarea es más compleja de lo que simplemente parecía. El encuentro hermoso,  cargado de afectividad, tiene que apalancarse con fuerza en un trabajo pedagógico, capaz de elaborar un diagnóstico claro y preciso de cada quien y una planificación y programación que permita ser realmente una verdadera ayuda para cada alumno.

El trabajo será arduo pero toca hacerlo.

 

Dr. Abelardo García Calderón

Sin Comentarios

Publicar un Comentario