Relación Causa – efecto

Es claro que la relación causa-efecto de nuestro lógico razonar resulta ser una de las grandes sacrificadas en estos tiempos en que pensar cuesta, enseñar a hacerlo se ha olvidado o no se ha ejercido, y vivirla y ejercitarla resulta ser un lujo intelectual.

Expresamos esto porque en los últimos días se ha hablado mucho del voto de los asambleístas que extinguía el delito y otorgaba el olvido del hecho a quienes, en octubre de 2019, destruyeron Quito. En efecto, las críticas se levantan, hay protestas y hay acusaciones con las que se culpan a esos legisladores votantes que por distintos intereses cayeron en el error y la barbarie de olvidar la justicia y hacer a un lado una vez más la ética política.

Mas, como de costumbre, los ecuatorianos en nuestra precariedad de pensamiento y en nuestro dejarnos llevar por las voces airadas, no vamos al fondo mismo de la cuestión, no vamos a la causa real, porque nos cuesta pensar o preferimos obviarlo, olvidando el principio de causalidad que nos sirve como camino para demostrar hasta la existencia de Dios. Preferimos acaso por conveniencia no ir al origen de todo, al momento del voto ciudadano, a la selección hecha por el individuo que vota.

En efecto, esos legisladores no llegaron ahí de manera casual, no llovieron del cielo para aterrizar en la Asamblea, fueron promovidos, designados y elegidos por el pueblo que hoy reniega de sus actos. Es obvio, al menos entre nosotros, que quienes tienen la oportunidad salvan a sus conmilitones.

¿Queremos mejorar nuestra democracia?. Enseñemos en las aulas a pensar a nuestra gente, enseñémosles a nuestros conciudadanos que ellos con su voto son la causa y por tanto responsables de los actos que cada uno de esos elegidos y seleccionados van a realizar. No exoneremos, no libremos al votante de culpa, pues haciéndolo solo le estamos dando licencia para que se vuelva a equivocar.

Nuestro pueblo tiene que asumir la responsabilidad del voto con que elige y escoge; tiene que pensar, analizar y aprender a discriminar adecuadamente para escoger mejor.

Queda como tarea de clase enseñara pensar.

 

Dr. Abelardo García Calderón

Sin Comentarios

Publicar un Comentario